Return to site

La diferencia entre lo bueno y lo malo

Julio 2014

Todo en la vida tiene su igual y su opuesto. En los negocios, por supuesto, también. Y en la misma línea, todo tiene su principio, y su fin.
Va para 3 años y medio de verme iniciando un proyecto con los compañeros de viaje inadecuados. No lo supe ver al principio, pero lo incómodo de caminar a su lado se hacía cada vez más molesto al no obtener respuesta a preguntas sencillas, al intuir intereses ocultos, al percibir diferencias sustanciales en la forma de entender la vida, la forma de tratar a las personas, en general.
No entraré en detalles. Ni siquiera daré nombres, ni quitaré sus referencias de mi currículum, ya que lo que no te mata, te hace más fuerte, y siempre se aprende y se aprehende algo, para bien y para saber cómo no quieres que sea tu vida.
Liberarme de esta carga me hace feliz. Agradezco que el tercer socio de este triunvirato haya sabido ver la luz. Hoy puedo decir que me siento como si me hubieran sacado esa pincha del zapato con el que me veía recorriendo un camino: dolorido y sufriendo a cada paso.
Espero tener suerte en mis negocios y proyectos, por el bien de mi familia y mis hijos, y deseo de corazón que aquellos compañeros de viaje que dejo en el camino tengan a bien observar desde la humildad cómo es la sociedad en la que vivimos y se dejen empapar de la dosis de humanidad necesaria para poder mirar con dignidad y respeto a los ojos no sólo de su familia y sus hijos, sino a los de cualquier persona.
Hace 5 años, por estas fechas, me fui de Maristas, la institución donde fui alumno hasta C.O.U. y donde regresé para trabajar por casualidad implementando las TICs desde cero. Me fui con el corazón encogido, porque no entendía nada y el sufrimiento no me dejaba vivir. Porque dejaba grandes personas y grandes compañeros allí. Tiempo después he comprendido muchas cosas y creo que ni cometeré los mismos errores ni seré un blanco tan fácil para quienes no me quieran bien. En cambio, este punto de mi vida, hoy, esta experiencia que termina con socios indeseables, es bien distinta. Me siento liberado, me siento feliz, aún dentro de lo negativo que implique romper cualquier relación.
Hay dos formas de hacer las cosas: bien o mal. Bien es cuando puedes contar todo lo que haces sabiendo que no hay fisuras, y que nadie te verá como un cerdo, un listo o un aprovechado. Mal es lo contrario. Puedes justificar tus actos como quieras (el lenguaje da para todo) pero mira.... ya no cuela.... no.
Así pues, el consejos que te vendo (gratis) este mes es: confía en tu intuición, confia en ti mismo, y si cuando preguntas algo sencillo la respuesta son palabras huecas... malo. Sabaki. Si no, tendrás que llegar al enchosen, buscando el ichigeki, y durante el kumite, te acabas cansando, y además siempre te llevas algún golpe de más. Osu.
All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OKSubscriptions powered by Strikingly